Cosas de los Madriles

Majos, chulapos, chisperos y sus tradiciones

 

 
Una de las tradiciones más castizas de Madrid es la de los majos, manolos y chisperos. en los siglos XVIII y comienzos del XIX, de la época goyesca,  y los chulapos, de la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX.
En la época goyesca,el majo era del barriode Maravillas, (actualmente Malasaña), el Manolo era del barrio de Lavapiés, y el chispero era del barrio del Barquillo. Todos ellos elegían  una forma en el vestir que les diferenciaba de la élite social afrancesada. En cuanto a la época del chulapo, su origen se sitúa en El barrio de Embajadores, de donde se fué extendiendo a las capas populares del resto de los barrios de Madrid.
En fiestas populares de Madrid, como San Isidro Labrador, San Cayetano o la Virgen de la Paloma, es frecuente ver pequeñ os grupos de personas, generalmente pertenecientes a asociaciones costumbristas madrileñas, que desempolvando sus atuendos de chulapos y chulapas reivindican el mantenimiento de las tradiciones de ese casticismo madrileño propio de finales del XIX y principios del XX que tiene en las verbenas, el chotis agarraó, la limonada, los barquillos y las rosquillas del santo (listas y tontas), algunos de sus iconos.
 

  •  

El dramaturgo Ramón de la Cruz escribió Las majas de Lavapiés (1746), El careo de los majos (1766), Las majas vengativas (1768), Los majos de buen humor (1770). Además de la literatura, los majos y majas están presente en las pinturas de Goya.


La Casa de Tócame Roque

Muchos chisperos habitaban la Casa de Tócame Roque. Nadie se atrevía a desalojarlos de allí y el dueño no era capaz de cobrar el alquiler. En los bajos de esta casa (llamada así porque se la disputaban en herencia dos hermanos, Juan y Roque) estaban las fraguas más acreditadas y en ellas trabajaban 70 oficiales de fragua y herrería. En 1850 se quiso derribar la casa, pero los trámites duraron años ante la oposición de los inquilinos.

El chotis y el organillo, tradiciones madrileñas

El baile típico de Madrid, el chotis, procede de la polka alemana,de donde llegó a Madrid en noviembre de 1850, bailándose por pirmera vez en esa fecha en el Palacio Real de Madrid. Al principio era un baile cortesano, pero poco a poco se fue popularizando, hasta convertirse en lo que es actualmente: el símbolo musical de Madrid. 

El origen del chotis se sitúa en Bohemia. Dicha región englobaba parte de la República Checa, y parte del sudeste de Alemania, de donde procede. Por eso se le conocía en su origen como "schottisse", o polka alemana. Adaptado gradualmente a los gustos populares, desde entonces se baila en las verbenas durante las fiestas de Madrid, como las de San Antonio de la Florida o las de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma, y son sus mejores mentores los madrileños ataviados con el traje típico de chulapo y chulapa.

En el chotis la mujer gira alrededor del hombre, trasladándose en círculo, haciendo que éste gire sobre sí mismo sin moverse del sitio. Puede combinarse este tipo de chotis (el girado), con desplazamientos ocasionales muy airosos (el marcado), para volver a ralizar los giros.

El organillo 

Instrumento musical de origen italiano, que llegó a España en el último tercio del siglo XIX de la mano de Luis Apruzzese, reparador de órganos y pianos, que se estableció en Madrid, donde se casó. Aquí comenzó a fabricar organillos que pronto se extendieron por la Villa y Corte.  

En 1911 trasladó su taller a la Carrera de San Francisco 7, sobre cuya puerta puede verse un letrero que anuncia ‘Pianos - Organillos 1900’. Tras su muerte, uno de sus hijos, Antonio Apruzzese, compositor y músico, se hizo cargo del negocio de alquiler de organillos.

Los organillos grandes tienen diez piezas musicales grabadas. Funcionan al hacer girar con la mano un manubrio o manivela que acciona un rodillo que lleva unas púas metálicas que golpean un macillo y éste, a su vez, percute las cuerdas como si fuera un piano. Los organillos se fabricaban con madera de nogal y la tabla armónica para las resonancias se hacía con madera de pino melis.

Los antecedentes de los organillos en España son unos instrumentos llamados ‘San Antonio’, que eran pequeñas cajas de música que se llevaban colgados y con las que se interpretaban piezas religiosas, principalmente en las iglesias.
 
Pronto el madrileño identificó el organillocomo el insrumento musical idóneo en aquel tiempo para su chotis, y desde entonces tanto uno como otro son iconos representativos de Madrid.

Agustín Lara, Chueca y Valverde

Existen chotis muy populares, como las composiciones del músico granadino Francisco Alonso, autor de chotis como Pichi, La Lola, ¡Oye, Nicanora! y Las taquimecas, entre otros, o el chotis Rosa de Madrid, de Luis Barta. Pero, sin duda, el chotis más popular de todos es Madrid, Madrid, Madrid, del compositor mexicano Agustín Lara.

Y la ciudad de Madrid lo tiene en su memoria. El 13 de mayo de 1975 se inauguró una estatua de bronce de Agustín Lara que se instaló en la plaza del Sombrerete, junto a la Corrala, en pleno corazón de Lavapiés, corazón del casticismo madrileño.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

florina ionela dinu | Respuesta 08.02.2014 19.21

Me gusta mucho tenéis uno de 28€ para que me lo compre para mi hija que lo va a celebrar en su colegio porque aquí son muy caros

Ver todos los comentarios

Comentarios

25.09 | 10:41

Gracias por todo esto, mi madre de 95 años, recupera en su memoria las letras de estas canciones, a trozos, pero las tiene.

...
10.09 | 18:20

Juan Legido_ La Rodríguez. Los Churumbeles de España
http://Youtu.be/v4U_zP4qCoo

...
10.09 | 17:25

me llamo Rodriguez
por parte de padre
me llamo Fernandez por parte de madre
mi nombre es maría
María del Carmen
María del Carmen Rodriguez Fernandez

de donde

...
03.09 | 21:56

Que bonito escribo una novela sobre esa época y me viene muy bien verlo ,mil gracias

...
¡Hola!
Prueba y crea tu propia página web,
es fácil y gratis.
ANUNCIO